Pizza de pollo, una opción baja en grasas

Para quienes están en busca de una opción baja en grasas, pero que todavía quieren disfrutar del sabor de una pizza, la pizza de pollo es una excelente alternativa.

En primer lugar, lo más importante es la elección de los ingredientes. Optar por una carne baja en grasas, como el pollo, es fundamental. Además, se puede elegir una masa de pizza integral, que es rica en fibra y más saludable que la masa blanca.

Para preparar la pizza, se puede comenzar por hacer una salsa de tomate casera, que es baja en grasas y rica en nutrientes. Para ello, se necesitan tomates frescos, cebolla, ajo y especias al gusto. Se pelan y pican los tomates, se corta finamente la cebolla y el ajo, y se cocinan a fuego lento en una cacerola con un poco de aceite de oliva. Se agrega agua si es necesario para que no se seque y se condimenta con orégano, albahaca, pimienta y sal.

Para la masa, se mezcla la harina integral con agua, levadura y sal hasta formar una bola de masa elástica. Se deja reposar durante media hora y luego se estira con un rodillo sobre una bandeja. Se agrega la salsa de tomate preparada anteriormente.

Después viene el momento de añadir los ingredientes principales: el pollo. Se puede cortar en trozos pequeños y saltear en una sartén con un poco de aceite de oliva y especias. También se pueden agregar verduras como pimientos, champiñones o cebolla para darle más sabor y nutrientes a la pizza.

Finalmente, se agrega el queso bajo en grasas, preferiblemente mozzarella light, y se hornea la pizza durante unos 15-20 minutos a 200 grados.

Además de ser una opción baja en grasas, la pizza de pollo es una excelente fuente de proteínas gracias al pollo. Además, al elegir ingredientes frescos y naturales, se obtiene una pizza de mayor calidad nutricional y de sabor.

En resumen, la pizza de pollo es una excelente alternativa para aquellos que buscan una opción baja en grasas pero sin sacrificar el sabor. Al elegir ingredientes frescos y de calidad, se puede obtener una pizza saludable y nutritiva que satisfará cualquier antojo de comida chatarra. ¡Buen provecho!