Pasta fresca de colores: cómo hacer pasta de remolacha, espinacas y más

Introducción

La pasta es uno de los platos más populares y deliciosos de la gastronomía italiana. Aunque existen muchos tipos de pasta diferentes, una de las más interesantes es la pasta fresca de colores. Esto se debe a que no solo es una opción deliciosa, sino que también puede ser muy atractiva visualmente. En este artículo, te enseñaré cómo hacer pasta fresca de colores usando ingredientes naturales como la remolacha y las espinacas. Además, te proporcionaré consejos útiles para que tu pasta sea perfecta.

Ingredientes

Antes de comenzar, es importante tener todo lo necesario. Los ingredientes para la pasta de remolacha son:
  • 200 gramos de harina de trigo
  • 2 huevos
  • 100 gramos de remolacha cocida y pelada
  • Aceite de oliva
Mientras que para la pasta de espinacas necesitarás:
  • 200 gramos de harina de trigo
  • 2 huevos
  • 100 gramos de espinacas frescas
  • Aceite de oliva

Elaboración

El primer paso es preparar los ingredientes. Para la pasta de remolacha, tritura la remolacha en una licuadora o procesador de alimentos hasta que quede suave. Por otro lado, para la pasta de espinacas, lava las hojas de espinacas y quita los tallos. Ahora es el momento de hacer la masa de la pasta. En un bol, mezcla la harina de trigo con los huevos y la remolacha o las espinacas, según la pasta que quieras hacer. Amasa durante unos minutos hasta obtener una masa elástica. Si la masa está demasiado seca, agrega un poco de agua. Si está demasiado húmeda, agrega más harina. Cubre la masa con una envoltura de plástico y déjala reposar en la nevera durante media hora. Una vez que hayas dejado reposar la masa, es hora de formar las piezas de pasta. Espolvorea un poco de harina sobre una superficie limpia y extiende la masa con un rodillo hasta que tenga un grosor de unos pocos milímetros. Luego, córtala en la forma deseada. Puedes usar un cuchillo o un cortador de pasta para hacer las formas que prefieras. Los fettuccine, los tagliatelle y los raviolis son algunas opciones populares. Después de cortar la pasta, déjala secar durante al menos media hora para que la textura sea firme.

Cocción

Una vez que la pasta fresca esté lista, es hora de cocerla. Hierve agua salada en una olla grande y agrega la pasta. Cocina durante unos 2-4 minutos o hasta que la pasta esté al dente. La pasta fresca se cuece más rápido que la pasta seca, por lo que debes tener cuidado de no cocinarla demasiado. Escurre la pasta y agrégala a la salsa que hayas elegido. La pasta fresca de colores va muy bien con salsas simples como el aceite de oliva y el ajo o con salsas más elaboradas como la salsa boloñesa o la salsa Alfredo.

Bonus: Otras opciones de pasta fresca de colores

Además de la pasta de remolacha y la pasta de espinacas, también puedes preparar pasta fresca de otros colores. A continuación te presento algunas opciones:
  • Pasta de azafrán: agrega una pizca de azafrán a la masa para obtener un color amarillo intenso.
  • Pasta de carbón activado: agrega una cucharadita de carbón activado a la masa para obtener una pasta negra.
  • Pasta de tomate: agrega una cucharada de puré de tomate a la masa para obtener una pasta roja.

Conclusión

La pasta fresca de colores es una opción deliciosa y atractiva que puedes preparar en casa. Siguiendo estos sencillos pasos y consejos, puedes hacer pasta de remolacha, pasta de espinacas o cualquier otro tipo de pasta fresca de colores que se te ocurra. No solo es una opción deliciosa, sino que también es una forma divertida de experimentar en la cocina y de sorprender a tus invitados con una pasta única y atractiva. Pruébalo y verás cómo se convierte en una de tus opciones favoritas. ¡Buen provecho!