Pasta fresca de cebada: una alternativa saludable y única

¡Bienvenidos a mi cocina! Hoy os voy a enseñar cómo hacer una pasta fresca de cebada, una alternativa saludable y única que se convertirá en vuestra opción favorita al momento de preparar platos deliciosos.

La pasta fresca es una de las grandes invenciones de la gastronomía italiana, no solo por su sabor, sino también por su versatilidad. La mayoría de las recetas que se pueden hacer con pasta fresca son deliciosas, pero también pueden ser bastante pesadas y poco saludables.

Es por eso que he explorado con diferentes ingredientes para crear una pasta fresca más saludable y con un sabor único. Y la cebada se ha convertido en mi ingrediente preferido. Esta pasta tiene un sabor y una textura increíble que, combinada con los sabores y las salsas adecuadas, te transporta directamente a Italia.

En este artículo os voy a enseñar cómo hacer vuestra propia pasta fresca de cebada, así como diferentes opciones de salsas y acompañamientos para que disfrutéis al máximo de esta delicia culinaria.

Preparación de la pasta fresca de cebada

Lo primero que vamos a hacer es mezclar la cebada en polvo con la harina de trigo. Esta mezcla es lo que va a formar la base de nuestra pasta fresca. Vamos a necesitar los siguientes ingredientes:

-250 gramos de cebada en polvo
-250 gramos de harina de trigo
-3 huevos

En una superficie plana, vamos a hacer un volcán con la mezcla de la cebada y la harina. En el centro de este volcán, vamos a poner los huevos, que hemos batido previamente. Los huevos son los encargados de unir la mezcla y formar la masa de nuestra pasta fresca.

Ahora, con un tenedor o unas varillas, vamos a mezclar los huevos con la mezcla de la cebada y la harina, poco a poco. Cuando todo esté bien integrado, vamos a amasar la masa con las manos durante unos 10 minutos. La textura final debe ser suave y elástica.

Una vez que la masa esté lista, la dejamos reposar durante al menos media hora cubierta con un paño.

Después del reposo, vamos a dividir la masa en bolitas del tamaño de una pelota de golf. Con un rodillo de cocina, vamos a estirar cada bola hasta que quede fina, pero no tan fina que se desgarre. Luego, cortamos la pasta al gusto en distintas formas: fetuccini, tagliatelle, espagueti...

Una vez que tengamos la pasta cortada, la dejamos secar durante unas horas. Luego, podemos cocinarla en agua con sal durante unos 7-10 minutos, hasta que esté al dente.

Salsas y acompañamientos para la pasta de cebada

La pasta fresca de cebada tiene un sabor único y es una base perfecta para diferentes salsas y acompañamientos. En este apartado, os voy a enseñar tres opciones sencillas y deliciosas para que podáis preparar en casa:

1. Salsa de tomate y albahaca

Esta salsa es perfecta para resaltar el sabor de la pasta de cebada. Vais a necesitar:

-4 tomates maduros
-2 dientes de ajo
-Un puñado de albahaca fresca
-Sal y pimienta
-1 cucharada de aceite de oliva

En una sartén, vamos a hacer un sofrito con el ajo y el aceite de oliva. Cuando estén dorados, agregamos los tomates maduros, pelados y en cubos pequeños. Salpimentamos al gusto y dejamos cocinar a fuego medio hasta que se forme una salsa espesa.

Antes de servir, agregamos un puñado de albahaca fresca picada por encima.

2. Salsa de champiñones y nata

Esta salsa es perfecta para los amantes de la nata y los champiñones. Vais a necesitar:

-250 gramos de champiñones
-Un cuarto de taza de nata líquida
-2 dientes de ajo
-1 cucharada de aceite de oliva
-Sal y pimienta

En una sartén, vamos a hacer un sofrito con el ajo y el aceite de oliva. Cuando estén dorados, agregamos los champiñones cortados en láminas y dejamos cocinar durante unos minutos.

Luego, agregamos la nata líquida y dejamos que se cocine a fuego lento durante unos minutos más, hasta que la salsa tome una consistencia espesa. Salpimentamos al gusto.

3. Pesto de pistachos y rúcula

Esta salsa es perfecta para los que buscan algo más fresco y ligero. Vais a necesitar:

-Medio manojo de rúcula fresca
-50 gramos de pistachos pelados
-1 diente de ajo
-1/4 de taza de aceite de oliva
-1/4 taza de queso parmesano rallado
-Sal y pimienta

En una batidora, mezclamos todos los ingredientes excepto el aceite de oliva. Vamos a ir agregando poco a poco el aceite de oliva hasta que la mezcla adquiera la consistencia deseada. Salpimentamos al gusto.

Para servir, podemos agregar algunos pistachos picados por encima.

Conclusión

La pasta fresca de cebada es una alternativa saludable y única que nos permite disfrutar de uno de los platos más deliciosos de la gastronomía italiana sin descuidar nuestra salud. Además, esta pasta es muy versátil y nos permite preparar diferentes platos que se convertirán en nuestros favoritos.

Espero que hayáis disfrutado de esta receta y que os animéis a prepararla en casa. Si tenéis alguna duda, no dudéis en preguntar en los comentarios. ¡Buen provecho!