Osso buco en reducción de aceto balsámico

Si hay un plato que representa la riqueza de la gastronomía italiana, ese es el osso buco en reducción de aceto balsámico. Este plato ostenta una mezcla perfecta de ternura, sabor y textura que hace que sea uno de los más buscados en las cartas de los restaurantes italo-americanos. Sin embargo, no es necesario salir a comer para degustar esta joya de la gastronomía, ya que su preparación es sumamente sencilla. Hoy en día, te contaremos todo lo que necesitas saber para preparar el osso buco en reducción de aceto balsámico en la comodidad de tu hogar.

¿Qué es el osso buco?

Comenzamos por entender cuál es el origen de este sabroso plato, que en italiano quiere decir hueso hueco. El osso buco tradicional se elabora con carne de ternera, en la cual se corta una rodaja en su parte más ancha con su hueso incorporado. Este hueso es precisamente el elemento que da nombre al plato, ya que es un hueso muy particular al que se le llama hueso hueco, pues una vez cocido, la médula se ablanda y se puede sacar con facilidad.

Ingredientes

  • 6 rodajas de ossobuco
  • 1 taza de harina
  • 1/2 taza de aceite de oliva
  • 2 zanahorias picadas
  • 2 cebollas picadas
  • 4 dientes de ajo picados
  • 1 taza de vino blanco
  • 4 tazas de caldo de carne
  • 1 taza de tomate triturado
  • 1/2 taza de aceto balsámico
  • 1/4 taza de perejil picado
  • Sal y pimienta al gusto

Preparación

Para hacer el osso buco es importante tener una olla de cocción lenta, que permita una cocción apropiada y uniforme de la carne. A continuación, se detallan los pasos a seguir:

Paso 1: Prepara la carne

Antes de comenzar a cocinar, debemos adobar nuestras rodajas de osso buco para que adquieran mayor sabor. Para ello, se salpimientan las rodajas de carne y luego se las pasa por harina. Una vez que se ha hecho esto, se deben dorar en una sartén con aceite de oliva. Lo más importante es asegurarse de que ambos lados de la carne queden dorados.

Paso 2: Sofríe las verduras

En la misma sartén que utilizamos para dorar la carne, agregamos las zanahorias, la cebolla y el ajo. Sofreímos a fuego medio hasta que las verduras se ablanden y se doren. Luego, agregamos el tomate y el vino blanco, y dejamos cocinar por un par de minutos. Este paso es esencial para que se desarrollen los sabores y los aromas de todos los ingredientes.

Paso 3: Agrega el caldo y la carne

Transferimos la mezcla de la sartén a nuestra olla de cocción lenta y agregamos el caldo de carne. A continuación, disponemos las rodajas de osso buco en nuestra olla y aseguramos que estos queden cubiertos por la mezcla. Cocinamos a fuego lento durante al menos 4 horas o hasta que la carne se ablande completamente.

Paso 4: Agrega la reducción de aceto balsámico

En una sartén aparte, colocamos el aceto balsámico y dejamos reducir a fuego lento hasta que quede espeso. Una vez listo, agregamos la reducción a la mezcla del osso buco y cocinamos por 10 minutos más. Este paso adicional le da el toque de sabor final y ese brillo característico al plato.

Paso 5: Sirve y disfruta

Para servir, colocamos una rodaja de osso buco en un plato y cubrimos con un poco de salsa y verduras. Para dar el toque final, esparcimos un poco de perejil picado sobre la carne y la salsa. Este platillo se sirve tradicionalmente acompañado de una porción de risotto, polenta o pasta.

Conclusiones

El osso buco en reducción de aceto balsámico es un platillo que tiene una larga tradición italiana. A pesar de que su preparación puede parecer intimidante, es realmente sencilla y los resultados son sorprendentes. Ahora que conoces los pasos necesarios para elaborar este plato, solo necesitas comprar los ingredientes y ponerte en acción. ¡No esperes más para probar esta deliciosa receta!