La receta clásica del osso buco

Introducción

Si hay un plato típico de la cocina italiana que merece una atención especial es el osso buco, un guiso hecho con trozos de carne de ternera cocidos a fuego lento con verduras, vino blanco y tomate, que se sirve tradicionalmente con un risotto de azafrán. Tanto si eres un amante de la cocina italiana como si ya has probado este plato en algún lugar de Italia, es importante conocer la receta clásica del osso buco, para poder replicarla en casa con el mismo sabor y autenticidad que se encuentra en las trattorias de Milán.

Ingredientes

Para hacer el osso buco clásico necesitarás los siguientes ingredientes:
  • 4 rodajas de ossobuco (500 gr aprox.)
  • 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 1 cebolla grande, picada
  • 2 zanahorias medianas, peladas y picadas en cubos pequeños
  • 2 ramas de apio, picadas en cubos pequeños
  • 3 dientes de ajo, finamente picados
  • 1 lata de tomates pelados
  • 1 hoja de laurel
  • 1 ramita de tomillo fresco
  • 1 taza de vino blanco seco
  • 1 taza de caldo de res
  • 2 cucharadas de mantequilla sin sal
  • Sal y pimienta al gusto

Preparación

Paso 1: Preparar los ingredientes

Antes de empezar a cocinar hay que asegurarse de que todos los ingredientes estén limpios, pelados y picados en trozos pequeños. La cebolla, zanahoria y apio se pueden picar juntos en una tabla, así se ahorra tiempo y se reduce la cantidad de utensilios a lavar.

Paso 2: Dorar la carne

Una vez que los ingredientes están listos, se calientan 2 cucharadas de aceite de oliva en una cazuela grande y se doran las rodajas de osso buco hasta que estén bien doradas por ambos lados. Luego se retiran de la cazuela y se reservan en un plato.

Paso 3: Sofreír las verduras

En la misma cazuela se agrega otra cucharada de aceite de oliva y se añaden la cebolla, zanahoria, apio y ajo. Se sofríen las verduras hasta que estén tiernas pero no doradas.

Paso 4: Agregar los tomates y las hierbas

Se añaden los tomates pelados y se trituran ligeramente con un tenedor. Luego se agregan las hierbas (laurel y tomillo), una pizca de sal y pimienta y se deja cocinar por unos minutos para que se integren los sabores.

Paso 5: Agregar el vino y el caldo

Se añade el vino blanco y se deja cocinar a fuego alto hasta que se evapore el alcohol. Luego se agrega el caldo de res, se baja el fuego y se deja cocinar a fuego lento durante 5 minutos.

Paso 6: Agregar la carne y cocinar a fuego lento

Se añaden las rodajas de osso buco a la cazuela, asegurándose de que estén cubiertas por la salsa. Se pone una tapa en la cazuela y se deja cocinar a fuego lento durante 2-3 horas, o hasta que la carne esté muy tierna y se deshaga fácilmente con un tenedor.

Paso 7: Espesar la salsa

Una vez que la carne esté cocida, se retira de la cazuela y se reserva en un plato. Se quita la hoja de laurel y se trituran las verduras y los tomates con una batidora eléctrica. Si la salsa está demasiado líquida, se puede espesar con una cucharada de harina disuelta en un poco de agua. Se vuelve a poner la carne en la cazuela y se agrega la salsa espesa sobre ella.

Paso 8: Terminar la preparación

Finalmente, se añaden dos cucharadas de mantequilla sin sal a la cazuela y se mezcla bien con la salsa para darle una consistencia suave y cremosa. El osso buco se sirve tradicionalmente con un risotto de azafrán y un poco de gremolata (una mezcla de perejil picado, ajo y ralladura de limón) para darle un toque fresco y aromático.

Conclusión

El osso buco es uno de los platos más emblemáticos de la cocina italiana y, aunque lleva un poco de tiempo y paciencia, es fácil de hacer en casa con la receta clásica que te hemos presentado. Este guiso es perfecto para cualquier ocasión especial en la que quieras sorprender a tus amigos y familiares con un plato exquisito y con mucho sabor. ¡Anímate a preparar el osso buco en casa y disfruta de todo el sabor y la tradición de Italia en tu mesa!