Espárragos gratinados con queso parmesano

Introducción

Los espárragos gratinados con queso parmesano son una deliciosa opción para una cena elegante o incluso para agregar un toque gourmet a una cena diaria. Los espárragos son una excelente fuente de nutrientes y son muy versátiles en la cocina. Cuando los gratinas con queso parmesano, el resultado es un plato sofisticado y delicioso que seguramente impresionará a tus invitados.

Preparación de los espárragos

Para preparar los espárragos gratinados con queso parmesano necesitarás primero lavar y pelar los espárragos. A continuación, corta las puntas de los espárragos (cerca de 2-3 centímetros de las puntas) y reserva. Corta también los tallos duros de los espárragos y desecha estas porciones. Ahora, corta los espárragos en trozos de aproximadamente 7-8 centímetros de largo. Una vez que hayas cortado los espárragos, blanquéalos en una olla con agua hirviendo y sal por unos 3-4 minutos. Es importante no sobre cocer los espárragos, ya que esto puede hacer que pierdan su textura y sabor. Una vez que se hayan blanqueado los espárragos, retira del fuego y colócalos en un recipiente con agua fría para detener la cocción y mantener su color.

Preparación de la salsa de queso parmesano

Para la salsa de queso parmesano necesitarás los siguientes ingredientes:
  • 1 taza de leche entera
  • 2 cucharadas de mantequilla
  • 2 cucharadas de harina
  • 1 taza de queso parmesano rallado
Comienza por derretir la mantequilla en una sartén a fuego medio. A continuación, agrega la harina y revuelve rápidamente hasta que la mezcla esté suave y sin grumos. A continuación, vierte la leche lentamente mientras revuelves constantemente para evitar que se formen grumos. Continúa revolviendo hasta que la mezcla espese y tenga una consistencia suave. Agrega el queso parmesano rallado y revuelve hasta que esté completamente mezclado y derretido. En caso de que te guste una salsa más espesa, puedes agregar un poco más de queso parmesano. Si prefieres algo más líquido, puedes diluir la salsa con un poco más de leche.

Gratinado de los espárragos

Una vez que hayas preparado los espárragos y la salsa de queso parmesano, es hora de gratinar los espárragos. Precalienta el horno a 200 grados Celsius. Coloca los espárragos en una fuente para horno y vierte la salsa de queso parmesano por encima, asegurándote de cubrir todos los espárragos con la salsa. Ahora, coloca la fuente en el horno y cocina por unos 5-10 minutos o hasta que el queso esté dorado y burbujeante. Una vez que esté listo, retira del horno y sirve inmediatamente.

Consejos adicionales

  • Si no tienes queso parmesano, puedes reemplazarlo con queso gruyere o queso mozzarella.
  • En lugar de blanquear los espárragos, puedes cocinarlos a la parrilla o saltearlos en una sartén.
  • Para una versión más saludable de esta receta, utiliza queso bajo en grasa y mantequilla reducida en grasas.

Conclusiones

Los espárragos gratinados con queso parmesano son una opción excelente y sofisticada para una cena elegante o para agregar un toque gourmet a una cena diaria. Con unos pocos ingredientes, puedes preparar una receta deliciosa que seguramente impresionará a tus invitados. Además, los espárragos son una excelente fuente de nutrientes, por lo que esta receta es una opción saludable y sabrosa. ¡Anímate a prepararla hoy mismo!