Cómo dar forma a la pasta fresca

Introducción

La pasta fresca es una deliciosa opción de comida que se puede cocinar de diferentes maneras. Desde una simple pasta con salsa de tomate hasta platos más complejos, como lasaña o canelones, la pasta fresca es versátil y fácil de preparar. En este artículo, te enseñaremos cómo dar forma a la pasta fresca para que puedas cocinar tus platos favoritos desde cero.

Ingredientes

Antes de comenzar a trabajar con la pasta fresca, asegúrate de contar con los siguientes ingredientes:
  • Harina de trigo
  • Huevos
  • Agua
  • Sal
  • Aceite de oliva

Haciendo la masa

Lo primero que debes hacer es crear la masa de la pasta fresca. Para hacer esto, debes mezclar la harina de trigo con huevos y un poco de agua. La cantidad de cada ingrediente dependerá de la medida de pasta que quieras hacer. Para una porción de dos personas, por ejemplo, necesitarás:
  • 200 gramos de harina de trigo
  • 2 huevos
  • 2 cucharadas de agua
  • 1 pizca de sal
  • 1 cucharada de aceite de oliva
Para hacer la masa, coloca la harina de trigo en un tazón grande y haz un pozo en el centro. Agrega los huevos, el agua, la sal y el aceite de oliva al pozo. Mezcla todos los ingredientes hasta obtener una masa suave y homogénea. Si la masa está muy seca, agrega un poco más de agua. Si está muy húmeda, agrega un poco más de harina de trigo. Amasa la masa durante unos minutos y luego colócala en una bolsa de plástico para dejarla reposar durante unos 30 minutos.

Cortando la pasta

Una vez que la masa ha reposado, es hora de cortarla. Primero, divide la masa en dos partes iguales. Luego, toma una de las partes y amásala un poco más. Espolvorea harina en la superficie de trabajo y enrolla la masa hasta que tenga el grosor que desees. Si quieres hacer espaguetis, por ejemplo, deberás dejarla muy fina. Si quieres hacer fettuccine, deberás dejarla un poco más gruesa. Una vez que hayas enrollado la masa hasta el grosor deseado, utiliza un cortador de pasta para darle forma. Si no tienes un cortador de pasta, una buena alternativa es cortar la masa con un cuchillo afilado. Si vas a hacer espaguetis, por ejemplo, corta la masa en tiras muy finas. Si vas a hacer fettuccine, corta la masa en tiras más anchas. Una vez que hayas cortado toda la masa, deja que se seque durante unos minutos antes de cocinarla. Puedes dejar que se seque durante unos minutos al aire libre o colgarla en un tendedero de pasta.

Cocinando la pasta

Una vez que hayas dado forma a la pasta fresca, llega el momento de cocinarla. Para hacer esto, pon agua a hervir en una olla grande y agrega un poco de sal. Cuando el agua esté hirviendo, agrega la pasta fresca y cocina durante unos 2-3 minutos. Si la pasta es más gruesa, como los fettuccine, deberás cocinarla durante unos minutos más. Una vez que la pasta esté lista, escúrrela y agrégale la salsa de tu elección. Puedes hacer una salsa de tomate simple, agregar un poco de aceite de oliva y queso parmesano o ser más creativo y hacer una salsa con vegetales y carne.

Conclusión

Dar forma a la pasta fresca es muy fácil y puede ser una actividad divertida para hacer en familia. Si nunca has cocinado pasta fresca desde cero, te animamos a que lo intentes. Sigue estos sencillos pasos y tendrás una deliciosa pasta fresca lista para cocinar en casa. ¡Buon appetito!