Bocaditos de queso ricota y salmón ahumado

La ricota, un queso versátil

La ricota es un queso fresco que se obtiene a partir del suero de la leche de vaca, oveja o cabra. Este queso es muy versátil en la cocina y se puede utilizar en una gran variedad de platillos, tanto dulces como salados.

Como ingrediente principal de una receta, la ricota puede ser la base de platillos como lasagna, canelones o quiches. También se puede utilizar en postres como tartas, mousses o pasteles.

Salmón ahumado, un producto gourmet

El salmón ahumado es un producto gourmet que se obtiene a partir de la elaboración del pescado en frío. Este proceso permite que se conserve mejor el sabor del pescado y que adquiera un sabor ahumado que lo hace muy particular.

Además, el salmón ahumado es muy saludable debido a su contenido en omega 3 y proteínas. También es muy versátil en la cocina y se puede utilizar en elaboraciones como carpaccios, ensaladas, pizzas o bocadillos.

Esta receta combina dos ingredientes muy versátiles en la cocina: la ricota y el salmón ahumado. Ambos ingredientes tienen un sabor muy suave y delicado, por lo que casan a la perfección en esta elaboración.

Ingredientes

  • 200 gramos de queso ricota
  • 100 gramos de salmón ahumado
  • 50 gramos de cebolla picada
  • 50 gramos de aceitunas negras picadas
  • 1 cucharada de eneldo fresco picado
  • Pan de molde sin corteza
  • Aceite de oliva
  • Sal y pimienta

Elaboración

  1. En un bol, mezclar la ricota, la cebolla, las aceitunas y el eneldo fresco picado. Salpimentar al gusto.
  2. Cortar el salmón ahumado en tiras finas.
  3. Cortar el pan de molde en rebanadas finas y untar cada rebanada con un poco de aceite de oliva.
  4. Colocar sobre cada rebanada de pan una cucharada de la mezcla de ricota y una tira de salmón ahumado.
  5. Enrollar las rebanadas de pan y colocarlas sobre una bandeja para horno cubierta con papel de hornear.
  6. Hornear a 180°C durante 10 minutos, o hasta que estén dorados.
  7. Servir los bocaditos calientes o fríos.

Consejos y variaciones

Los bocaditos de queso ricota y salmón ahumado son una opción perfecta para servir como aperitivo en una cena o como un snack para compartir con amigos. Pueden ser servidos calientes o fríos y se pueden guardar en la nevera hasta por dos días.

Si no te gusta el salmón ahumado, puedes sustituirlo por jamón cocido o serrano. También puedes añadir a la mezcla de ricota otros ingredientes que te gusten, como pimiento rojo o verde, pepino o tomate. ¡Las posibilidades son infinitas!

¡Buen provecho!

Esperamos que disfrutes de estos deliciosos bocaditos de queso ricota y salmón ahumado. Esta es una receta fácil y rápida de preparar que seguro encantará a todos tus invitados.

¡Buen provecho!