Focaccia de salchicha y pimientos

Ingredientes

  • 500 gramos de harina de trigo
  • 10 gramos de levadura seca
  • 1 cucharadita de sal
  • 1 taza de agua tibia
  • 1/3 taza de aceite de oliva
  • 1 taza de salchicha en rodajas
  • 1 taza de pimientos rojos y verdes en tiras
  • 1 cebolla pequeña en rodajas
  • 1 diente de ajo machacado
  • 2 cucharadas de hojas de tomillo fresco
  • Queso rallado a gusto

Preparación de la masa

Comenzamos mezclando en un tazón grande la harina, la levadura seca y la sal. Agregamos el agua tibia y el aceite de oliva, y amasamos hasta obtener una masa suave y elástica. Es importante que amasemos bien la masa para que la focaccia quede esponjosa y sabrosa. Tapamos el tazón con un paño de cocina y dejamos que la masa fermente durante una hora.

Preparación del relleno

Mientras tanto, precalentamos el horno a 200°C y preparamos el relleno de la focaccia. Calentamos una sartén con aceite de oliva y doramos la cebolla y el ajo. Agregamos la salchicha y los pimientos y salteamos hasta que estén bien cocidos. Agregamos las hojas de tomillo fresco y reservamos para más tarde.

Montaje de la focaccia

Una vez que la masa ha fermentado, la sacamos del tazón y la colocamos sobre una superficie enharinada. La estiramos con un rodillo formando un rectángulo y la colocamos en una bandeja de horno engrasada. Es importante que la masa tenga un grosor de aproximadamente 1 centímetro. Con los dedos, hacemos pequeñas indentaciones en la masa y agregamos el relleno que habíamos preparado. Espolvoreamos queso rallado por encima y llevamos al horno durante 20 minutos o hasta que la focaccia esté dorada y crujiente.

Servir y disfrutar

Sacamos la focaccia del horno y la dejamos enfriar un poco antes de cortarla y servirla. Puede ser un plato principal o un aperitivo perfecto para compartir. ¡Buen provecho!

Consejos del Chef

  • Si quieres darle un toque más picante a la focaccia, puedes agregarle un poco de pimentón o ají molido al relleno.
  • Puedes experimentar con diferentes ingredientes para el relleno, como jamón, queso, cebolla caramelizada, etc.
  • Si no tienes levadura seca, puedes usar levadura fresca en la misma cantidad.
  • La focaccia es deliciosa caliente o fría, así que puedes guardarla en la nevera y consumirla en cualquier momento.