Focaccia de salami y jalapeño

La focaccia es un tipo de pan plano típico de la cocina italiana, que se caracteriza por tener una textura muy suave y por estar cubierto de una capa de aceite de oliva y sal gruesa. Puede ser utilizado como acompañamiento de comidas o como base para crear deliciosas pizzas caseras. En esta ocasión, te enseñaré cómo preparar una increíble focaccia de salami y jalapeño, una combinación de sabores que te encantará.

Ingredientes:

- 500 gramos de harina de trigo
- 2 cucharaditas de sal
- 1 cucharadita de levadura seca activa
- 1 cucharadita de azúcar
- 2 tazas de agua tibia
- Aceite de oliva
- Sal gruesa
- 200 gramos de salami picado
- 2 jalapeños picados
- Tomillo fresco

Preparación:

1. En un tazón grande, mezcla la harina, la sal, la levadura y el azúcar. Agrega el agua tibia poco a poco mientras mezclas con una cuchara de madera. Cuando la mezcla esté homogénea, amasa con tus manos durante unos minutos hasta que la masa se vuelva suave y elástica.

2. Coloca la masa en un tazón aceitado, cubre con un paño húmedo y déjala reposar en un lugar cálido durante al menos una hora, hasta que la masa doble su tamaño.

3. Precalienta el horno a 220°C. Engrasa una bandeja para horno con aceite de oliva y esparce un poco de harina en la superficie.

4. Estira la masa con tus manos en la bandeja y presiona para que cubra toda la superficie de manera uniforme. Con tus dedos, haz pequeños agujeros en la masa.

5. Cubre la masa con aceite de oliva, sal gruesa, salami picado, jalapeños y tomillo fresco. Es importante que repartas los ingredientes de manera uniforme.

6. Hornea la focaccia durante 20-25 minutos, hasta que esté dorada y crujiente. Deja enfriar durante unos minutos antes de servir.

La focaccia de salami y jalapeño es una opción deliciosa para sorprender a tus invitados en una cena o para disfrutar en familia en una reunión. Esta receta es muy sencilla de preparar y te aseguro que el resultado final será espectacular. ¡Anímate a prepararla hoy mismo!