Carpaccio de lomo con alioli de ajo negro

Introducción

Bienvenidos al maravilloso mundo de la cocina italiana, donde los sabores y aromas se entrelazan para crear deliciosos platos que cautivan el paladar. El día de hoy nos adentraremos en la preparación de uno de los platillos más famosos y exquisitos: el Carpaccio de lomo con alioli de ajo negro. Esta receta es originaria de la región del Véneto, en el norte de Italia, y se ha extendido por todo el mundo gracias a su sabor único y refinado.

Ingredientes

  • 400 gramos de lomo de res
  • Aceite de oliva extra virgen
  • Sal y pimienta negra molida
  • 2 limones
  • 50 gramos de rúcula
  • 50 gramos de queso parmesano
  • Para el alioli de ajo negro:
  • 2 dientes de ajo negro
  • 1 huevo
  • 150 ml de aceite de girasol
  • Sal y pimienta al gusto

Preparación

Comenzamos por preparar el lomo de res. Para esto, debemos colocar el lomo sobre una tabla y cortarlo en rodajas muy finas, de alrededor de 2 mm de espesor. Para facilitar el corte, podemos poner el lomo en el congelador por unos minutos antes de comenzar.

Una vez que tenemos las rodajas delgadas, las colocamos sobre un plato y les agregamos un poco de sal y pimienta negra molida al gusto. Luego, exprimimos el jugo de dos limones sobre las rodajas de lomo y agregamos un chorrito de aceite de oliva extra virgen. Mezclamos con cuidado para que todos los ingredientes se integren bien y dejamos marinar por un par de minutos.

A continuación, vamos a preparar el alioli de ajo negro. Para esto, pelamos los dientes de ajo negro y los ponemos en un mortero. Agregamos una pizca de sal y comenzamos a machacar hasta que se forme una pasta suave. Si no tenemos mortero, podemos utilizar una licuadora o un procesador de alimentos.

A continuación, agregamos un huevo y comenzamos a batir con un batidor manual. Mientras batimos, vamos agregando lentamente el aceite de girasol en forma de hilo, sin dejar de batir en ningún momento. Es importante agregar el aceite de a poco para que el alioli emulsione adecuadamente. Seguimos batiendo hasta que obtengamos una mezcla espesa y homogénea.

Ahora, preparamos el plato de presentación. Colocamos las hojas de rúcula en el fondo, de forma que cubran todo el plato. Sobre ellas, colocamos las rodajas de lomo marinadas y las estiramos de forma que queden bien distribuidas. Agregamos un poco más de sal y pimienta al gusto.

Finalmente, rallamos el queso parmesano sobre el lomo y lo cubrimos generosamente con el alioli de ajo negro. Podemos decorar con hojas de rúcula fresca y un poco de aceite de oliva extra virgen. ¡Nuestro Carpaccio de lomo con alioli de ajo negro está listo para deleitar nuestros sentidos!

Consejos y variaciones

El Carpaccio de lomo con alioli de ajo negro es un platillo que admite algunas variaciones para adaptarse a nuestros gustos personales. Algunas opciones son:

  • Sustituir el lomo de res por lomo de cerdo o de ternera.
  • Utilizar otros tipos de alioli, como el tradicional a base de ajo y aceite de oliva, o uno de perejil o de anchoa.
  • Añadir un toque de picante con un poco de chile seco o pimienta de cayena.

Además, es importante tener en cuenta algunos consejos para que nuestro Carpaccio de lomo con alioli de ajo negro quede perfecto:

  • Es fundamental contar con un lomo de buena calidad, fresco y tierno.
  • Cortar las rodajas de lomo muy finas para que se cocinen con el limón y queden suaves y jugosas.
  • Utilizar un alioli fresco y de buena calidad, ya sea hecho en casa o comprado en una tienda de confianza.
  • Servir inmediatamente después de preparar, para que todos los sabores y texturas estén en su punto óptimo.

Conclusión

El Carpaccio de lomo con alioli de ajo negro es un platillo que combina la delicadeza del lomo de res con la intensidad aromática del ajo negro y la suavidad del queso parmesano. Su preparación es sencilla y rápida, pero requiere de precisión y cuidado en cada paso para lograr un resultado perfecto. Esperamos que con este artículo hayas aprendido todo lo necesario para preparar este exquisito platillo y sorprender a tus invitados con tus habilidades culinarias. ¡Buen provecho!